ACTUALIZACIONES DE ÉXODO MIGRANTE

2019

El “Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano”, retomamos la labor a partir de un nuevo éxodo de personas centroamericanas, que ingresa a territorio mexicano por el río Suchiate.

ACTUALIZACIONES DE ÉXODO MIGRANTE

Desde el día 13 de Octubre, en que nos enteramos a través de medios de comunicación de Honduras, que en la terminal de buses de San Pedro Sula, se estaban concentrando centenares de personas provenientes de diversos departamentos para migrar en grupo, iniciamos el seguimiento de toda la información que se fue generando de parte de las organizaciones ubicadas en su tránsito por Guatemala y través de los medios de comunicación.

Ante la inminente llegada de miles de personas centroamericanas, desplazadas forzadas, principalmente de Honduras a la frontera sur de México, actores sociales de defensa de Derechos Humanos, inicialmente de Tapachula, empezamos a coordinarnos para conformar un  Grupo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos, al cual en distintos momentos y lugares, se han incorporado varias organizaciones de Chiapas y organizaciones internacionales, que han documentado diversas violaciones a derechos humanos, cometidas por parte de autoridades mexicanas en contra de las personas que han estado arribando a México con necesidad de protección internacional.

El acompañamiento al grupo de avanzada del éxodo migrante, concluyó el día 28 de Octubre, en Tapanatepec, Oaxaca. Desde este día organizaciones de la región del Istmo de Tehuantepec han asumido la labor de monitorear y documentar la situación de Derechos Humanos de este grupo. Por esta razón, serán estas organizaciones quienes valorarán y determinarán la forma del acompañamiento, la articulación y la difusión de información. En nuestro caso, seguimos monitoreando los puntos de entrada y tránsito de otros grupos del éxodo dentro del estado de Chiapas.

Reiteramos nuestro llamado solidario a organizaciones de la sociedad civil para que acompañen en esta misión de monitoreo y/o en otras labores ante el paso del éxodo migrante.

Les compartimos enlace con las actualizaciones que hemos emitido a lo largo del monitoreo.

ACTUALIZACIÓN SOBRE DENUNCIA DE HECHOS DURANTE EL ÉXODO MIGRANTE EN LA FRONTERA SUR DE MÉXICO_ 28 y 29/10/18

Costa de Chiapas, 28 y 29 de octubre de 2018

Actualización Éxodo Migrante

Las organizaciones parte del Grupo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en Chiapas que acompañamos a las más de seis mil personas en su paso por el estado y su arribo el día de ayer a Tapanatepec, Oaxaca, concluimos nuestro acompañamiento a este grupo. Organizaciones de la región del Istmo de Tehuantepec han asumido la labor de monitorear y documentar la situación de Derechos Humanos de la caminata migrante. Por esta razón, serán estas organizaciones quienes valorarán y determinarán la forma del acompañamiento y la difusión de información. En nuestro caso, seguimos monitoreando los puntos de entrada y tránsito de otros grupos del éxodo dentro del estado de Chiapas.

El 28 de octubre, en el paso fronterizo del Río Suchiate a la altura de la localidad de Ciudad Hidalgo identificamos la presencia de la Secretaria de Marina (SEMAR) con al menos 13 lanchas, Policía Federal y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM). Asimismo, observamos el sobrevuelo constante de helicópteros de la Policía Federal, por lo menos cuatro drones en la zona, y la instalación de megáfonos desde donde se envían mensajes intimidatorios relacionados a las condiciones de ingreso a territorio mexicano y que persuaden a las personas de cruzar el río.

Hacia el mediodía observamos el aumento de personas en el puente fronterizo. Varias intentaron establecer diálogo con agentes del INM para lograr su ingreso por el punto de internación de Ciudad Hidalgo. Sin embargo, hacia las 15 horas se generó una confrontación entre algunos grupos de personas migrantes que buscaban el ingreso inmediato a territorio mexicano, con elementos de la Policía Federal.

Ante estos hechos, aumentó la presencia policial y de la SEMAR con un mayor control sobre el terreno que dificultó la visibilidad. A nuestro regreso a la ciudad de Tapachula obtuvimos información de medios de comunicación, sobre la muerte de un joven hondureño en medio de las confrontaciones con autoridades de Guatemala y México1 . Sin embargo, no tenemos completa confirmación sobre este hecho al suceder del otro lado de la frontera.

Señalamos y alertamos sobre el incremento y reforzamiento de los operativos militares y policiales para impedir el ingreso y tránsito por territorio del sur de México, los cuales no están acompañados de garantías de respecto a derechos humanos y acceso seguro al país.

El lunes 29 de octubre realizamos el monitoreo en el Puente Guatemala-México a la altura de Ciudad Hidalgo donde continúa la presencia de agentes del INM, Policía Federal y Marina en el margen del río. En el puente no hay presencia de personas migrantes pero sí aproximadamente 150 agentes de policía federal con equipo anti motín y algunas pocas de migración. Se observan entre 800 y 900 personas que están detenidas y son conducidas a los autobuses.

A la salida de Suchiate (km 40) nos encontramos con un grupo grande de aproximadamente 1500 personas. Algunas van mojadas y piden agua a quienes pasan. En el camino se han visibilizado a 5 patrullas de la PF, a la CNDH, a protección civil y patrulla de la Policía Municipal de Suchiate.

Derivado de la observación mantenemos la exigencia de cumplir con el respeto de los derechos humanos y señalamos el riesgo que están corriendo las personas al intentar cruzar por el río poniendo en riesgo su vida. La militarización de la frontera no garantiza en absoluto la seguridad e integridad de las personas, por el contrario incrementa los riesgos.

Firman: Iniciativas para el Desarrollo Humano, Una Mano Amiga en la Lucha contra el SIDA, American Friends Service Committee – Oficina Latinoamérica y el Caribe, Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) y Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Medicos del Mundo Francia y España, Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova y Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes.

ACTUALIZACIÓN SOBRE DENUNCIA DE HECHOS DURANTE EL ÉXODO MIGRANTE EN LA FRONTERA SUR DE MÉXICO_ 23/10/18

Tapachula 23 de octubre de 2018
ACTUALIZACIÓN DE ÉXODO MIGRANTE

Hoy evidenciamos que el uso del poder y la intimidación hacia las personas desplazadas forzadas y hacia las personas defensoras monitoreando para la observación, documentación y denuncia, es una estrategia para crear tensión y hostigamiento. Intentan asustar, quitar la motivación y minar el ánimo de las personas.

La jornada de hoy fue de descanso para la mayoría de las más de siete mil personas del éxodo que está en este momento en Huixtla, Chiapas.

Como parte del monitoreo se acompañó un grupo de 79 personas (52 hombres, 12 mujeres, 15 niñas y niños), que se habían quedado rezagadas y que salieron de Tapachula el día de hoy caminado. Al medio día, se registró un ataque injustificado y desproporcionado por parte de agentes de migración a este mismo grupo en el que se encontraban mujeres, niños y niñas terminando con la detención de al menos 8 personas. Después de la agresión se contabilizaron a 54 personas que se volvieron a agrupar asustadas y preocupadas por el resto y que gracias a la solidaridad de otras personas consiguieron llegar a Huixtla.

Al medio día, en la frontera de Ciudad Hidalgo y Tecún Umán se observó la presencia de unas 10 personas del Instituto Nacional de Migración y al menos 20 agentes de la Gendarmería de la Policía federal armados. Agentes del INM solicitaban identificación a personas cruzando en balsas por el río, durante la observación detuvieron y se llevaron a un grupo de 30 personas. Mientras el INM hacía el registro los agentes de gendarmería estuvieron custodiando. Al ver que llegó el grupo a monitorear, los agentes se acercaron y vigilaron de forma intimidatoria tomando fotos y enviando mensajes, en algunos momentos incluso sobrevolaba un dron.

En el Puente de Guatemala-México se observó presencia de agentes federales y aproximadamente a unas 50 personas esperando ingresar a México, se constató que se han instalado unos baños móviles hacia el lado guatemalteco. Por la noche se confirmó que no había más personas esperando el paso. La asistencia humanitaria sigue estando condicionada a la detención migratoria en la Feria Mesoamericana. Sigue sin haber transparencia negándose la información sobre las personas detenidas lo que propicia la separación de las familias, dificulta una respuesta integral y coordinada desde distintas instituciones y contribuye a la incertidumbre afectando el estado general de las personas. Las condiciones de detención migratoria en ningún caso son aceptables para niños, niñas y adolescentes.

La solidaridad de la población una vez más ha sido conmovedora, revela el vacío en la respuesta que debería ser del Estado como garante de derechos, es la muestra de la sociedad que queremos ser, devolviendo en el día a día la dignidad a las personas.

En el monitoreo se va evidenciando que cada vez más se van sumando esfuerzos de organizaciones, redes y organismos que desde sus capacidades acompañan y defienden los derechos. Hacemos el llamado a que cada vez seamos más quienes procuremos el caminar digno de todas las personas.

Las OSCs solicitamos a la CIDH medidas cautelares a favor de la Caravana Migrante y las personas Defensoras de Derechos Humanos que la asisten en su trayecto.
http://www.sjmmexico.org.mx/oscs-solicitan-a-la-cidh-medidas-cautelares-a-favor-de-la-caravanamigrante-y-las-personas-defensoras-de-derechos-humanos-que-la-asisten-en-su-trayecto/

La CIDH expresó la preocupación por la situación de la “Caravana de migrantes” proveniente de Honduras y llama a los Estados de la región a adoptar medidas para su protección.
http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2018/225.asp

Firman. Iniciativas para el Desarrollo Humano, Una Mano Amiga en la Lucha Contra el SIDA, AC, American Friends Service Committee oficina Latinoamérica y el Caribe, Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes AC, Otros Mundos Chiapas, Médicos del Mundo Suiza, Médicos del Mundo Francia y España y Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova AC.

Crean grupo de trabajo entre autoridades y sociedad civil para atender a población refugiada en México.

Comunicado de Prensa Washington D.C. – 17 de marzo de 2017

Crean grupo de trabajo entre autoridades y sociedad civil para atender a población refugiada en México.

  • El Gobierno mexicano se compromete a establecer un espacio de diálogo abierto entre autoridades vinculadas a la agenda de asilo y a actores de la sociedad civil para desarrollar propuesta que mejore la atención a la población refugiada en México.
  • En 2016, 91.6% de las solicitudes de asilo recibidas en México fueron presentadas por personas del Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA), quienes se ven obligadas a huir de la violencia y la persecución.

El día de hoy se celebró ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la primera audiencia sobre los derechos humanos de las personas solicitantes de asilo y refugiadas en México, a petición de Asylum Access México, el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, el Programa de Derechos Humanos, el Programa de Asuntos Migratorios y la Clínica Jurídica para Refugiados Alaíde Foppa de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, la Casa del Migrante de Saltillo, el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, el Servicio Jesuita a Migrantes México y Sin Fronteras IAP, –a la luz de los retos y obstáculos que aún debe atender el Estado mexicano a fin de garantizar el derecho al asilo, tanto en sus aspectos procedimentales como los relativos a la integración local de las personas refugiadas.

En el marco de esta audiencia el Gobierno mexicano se comprometió a establecer un espacio de diálogo abierto entre autoridades vinculadas a la agenda de asilo y a actores de la sociedad civil para desarrollar propuestas que mejoren la atención a la población refugiada en México. Las organizaciones e instituciones participantes celebramos esta propuesta y buscaremos detectar áreas de mejora y fortalecimiento en los procedimientos, que abarcan, desde la identificación de solicitantes hasta los procesos de integración. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos brindará acompañamiento, a través de su Relatoría sobre los Derechos de los Migrantes.

Es importante mencionar que, en el año 2016, 91.6% de las solicitudes de asilo recibidas en México fueron presentadas por personas del Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA), quienes se ven obligadas a huir de la violencia y la persecución. Cada vez más las familias refugiadas que huyen de estos países manifiestan ver 2 a México como un país de destino y no como un país de tránsito, lo que requiere, en el corto plazo, asegurar condiciones adecuadas para recibir y atender a esta población. Lamentablemente entre el 2013 y el 2016 sólo el 30% de las y los solicitantes fueron reconocidos como refugiados.

En este contexto, hay grupos de personas que están siendo especialmente afectados: niñas y niños acompañados y no acompañados en riesgo de ser reclutados por las maras y otras organizaciones criminales; dueños y empleadores de pequeños y medianos negocios (quienes sufren extorsión); testigos de crímenes graves; personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero e intersex (LGBTI); mujeres, entre otros, que huyen principalmente de las maras, frente a la incapacidad y/o falta de voluntad de sus gobiernos para ofrecerles protección.1

A pesar de dicha situación, la respuesta del gobierno mexicano ha sido reforzar su estrategia de seguridad interna y externa, a partir de un enfoque que no ha sido compatible con un enfoque de derechos humanos. Lejos de diseñar e implementar un programa de “Fronteras Solidarias y Seguras”, como lo establece la Declaración del Plan de Acción de Brasil, y a pesar de la creciente necesidad de protección a personas provenientes de Centroamérica y de otras partes del mundo, el Estado mexicano sigue privilegiando una política de detección, detención y expulsión expedita al país de origen de las personas en situación migratoria irregular.

Aún prevalecen diversos retos para que las personas refugiadas puedan acceder al procedimiento de asilo con debido proceso y sigue sin implementarse una política pública de integración local para que quienes sí son reconocidos puedan acceder a derechos económicos, sociales y culturales, en lugar de permanecer en la precariedad.

Por otro lado, para aquellas personas que logran ser reconocidas como refugiadas o con la Protección Complementaria, al día de hoy, México no ha tomado medidas suficientes para brindar la asistencia institucional que, por ley, le corresponde. Ante tal abandono, reanudar una vida normal resulta para un refugiado un reto inmenso. Los programas de gobierno no han estado a la altura de los grandes problemas en cuanto acceso y garantía de derechos económicos, sociales y culturales. Y ello se debe a que esos contados programas públicos son aislados y, algunos de ellos, apenas coyunturales. Esto no está logrando poner fin al ciclo del desplazamiento para el refugiado, sino al contrario: lo está obligando a buscar protección, de nuevo, en otro país.

En esta oportunidad las organizaciones civiles e instituciones universitarias que participamos en estas audiencias, solicitamos de manera urgente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos lo siguiente:

  • Exhortar al Estado mexicano a integrar inmediatamente a la población refugiada y beneficiaria de protección internacional dentro de los planes, programas y proyectos sociales en igualdad de condiciones; así como a la creación de políticas públicas de integración específicas para población refugiada, que incluyan metas e indicadores claros y verificables, que permitan evaluar niveles de inclusión social, cultural y económica. Igualmente implementar mecanismos de seguimiento y evaluación, donde se incorpore la participación y liderazgo en la conducción de dependencias como Desarrollo Social, Trabajo y Salud, en cumplimiento a las obligaciones establecidas por los acuerdos SEGUNDO y TERCERO del Decreto de creación del órgano intersecretarial denominado Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.
  • Exhortar a los Estados Unidos Mexicanos, a otorgar la protección más amplia de los derechos fundamentales, conforme a los estándares internacionales a los solicitantes de asilo, específicamente el derecho al ingreso al territorio nacional y no devolución mediante herramientas de identificación de perfiles de perfiles de personas con necesidad de protección internacional y el derecho a la libertad individual, particularmente en zonas de frontera, por parte de todas las autoridades facultadas para efectuar detenciones migratorias. Para la consecución de este fin proponemos la implementación de la Herramienta para identificar la vulnerabilidad diseñada por la Coalición Internacional contra la Detención.

FIN

Link para ver el documento final presentado a la CIDH.

Mayor información

Mavi Cruz Tel: 01 962 11 830 72

Mail: comunicacion@cdhfraymatias.org

@CDHFrayMatias

 

Paulo Martínez Cel: 5585646558

pmartinez@sinfronteras.org.mx

@Sinfronteras_1

DÍA INTERNACIONAL EN APOYO A LAS VÍCTIMAS DE LA TORTURA

Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura Ciudad de México y Tapachula – Chiapas. México.

26 de junio de 2017

En el marco de la conmemoración del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, el Programa de Derechos Humanos y el Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México, junto al Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova en Tapachula – Chiapas, consideramos preocupante que pese a los avances legislativos, se mantiene en México un alarmante incremento de denuncias de casos de tortura bajo un contexto de absoluta impunidad y abandono de las víctimas. Si bien la perpetración de tortura en México afecta a amplios sectores de la población, subrayamos la necesidad de poner la mirada en la situación de las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas como víctimas de este flagelo.

Cabe recordar que muchas personas necesitadas de protección internacional que llegan a México, han huido de sus países de origen por haber sido víctimas de tortura. Resulta especialmente preocupante la situación de violencia social y política de carácter estructural que se padece en El Salvador, Guatemala y Honduras, principales países de origen de las personas solicitantes de asilo en México.

Una vez que las personas cruzan la frontera hacia México, son asaltadas, agredidas, violadas, secuestradas y extorsionadas en su camino. Muchas personas violentadas devienen en casos de desaparición forzada o reclutamiento forzoso por parte de grupos criminales. El control fronterizo y migratorio que ejerce el Estado mediante una multitud de cuerpos armados, se realiza en condiciones de abuso del uso de la fuerza. Quienes son capturados y detenidos en estos controles, son posteriormente internados en centros de detención migratoria (denominadas en México “estaciones migratorias”) en donde soportan condiciones de privación de libertad carentes de garantías jurídicas, sufren agresiones físicas y psicológicas, aislamiento, falta de atención médica y defensa legal, entre otras muchas violaciones a sus derechos humanos.

Es necesario señalar que estos hechos infringen graves sufrimientos a la persona a nivel físico como psico-emocional, y en muchas ocasiones son causados con la clara intencionalidad de castigar, humillar, hostigar, intimidar, o coaccionar la deportación de las personas migrantes y solicitantes de asilo. También es patente el papel de funcionarios públicos en estos hechos, por acción, omisión y tolerancia. Todos estos elementos permiten tipificar los hechos como casos de tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Finalmente, estas personas víctimas de tortura, –que a menudo son además solicitantes de asilo, víctimas de trata, niñas, niños o adolescentes, personas LGBTTTI, o pertenecientes a otros grupos en situación especialmente vulnerables– son deportadas y devueltas a la violencia de la que huyeron, en violación del principio de no devolución contemplado tanto en la legislación mexicana como en las Convenciones contra la tortura (Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura así como la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes), las cuales son de obligado cumplimiento para el Estado mexicano.

Desde el Programa de Derechos Humanos, el Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México y el CDH Fray Matías exigimos que se tomen de manera urgente las medidas administrativas, legislativas y de cualquier otra índole que sean necesarias para hacer efectiva la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. También exhortamos al gobierno mexicano a que se adopten los mecanismos necesarios para su implementación en la lucha contra la tortura de las personas migrantes y refugiadas en México, y se contemple la atención integral para la rehabilitación de las víctimas.

Confiamos también en la intervención del Sistema de Naciones Unidas a través del Comité Contra la Tortura, el Subcomité para la Prevención de la Tortura, el Relator Especial sobre Tortura y otros órganos, para exigir al Estado mexicano medidas de prevención y no repetición, así como de reparación a las víctimas.

Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura México, 26 de junio de 2017

Universidad Iberoamericana

Programa de Derechos Humanos

Programa de Asuntos Migratorios

Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova AC

ACTUALIZACIÓN DE ÉXODO MIGRANTE

Tapachula 22 de octubre de 2018

Durante la observación realizada el día de hoy por las organizaciones trabajando en frontera sur reiteramos nuestro compromiso de continuar monitoreando las acciones implementadas por el Estado mexicano para responder a la emergencia humanitaria derivada por las crisis en Centroamérica, en particular en Honduras.

Han pasado tres días y al menos 200 personas incluidas niñas, niños y adolescentes, permanecen a la espera en el Puente de Guatemala-México sin condiciones dignas, a la intemperie y sin ayuda humanitaria gubernamental, con las afectaciones físicas y emocionales que esta situación conlleva.

La asistencia humanitaria sigue estando condicionada a la detención migratoria en la Feria Mesoamericana. Sigue sin haber transparencia negándose la información sobre las personas detenidas lo que propicia la separación de las familias, dificulta una respuesta integral  y coordinada desde distintas instituciones y contribuye a la incertidumbre afectando el estado general de las personas. Las condiciones de detención migratoria en ningún caso son aceptables para niños, niñas y adolescentes.

En Tapachula, después de la conferencia de prensa las personas que forman parte del éxodo partieron rumbo a Huixtla, Chiapas. En el camino, se hacen evidentes las consecuencias de lo sucedido en días previos en el desgaste de las personas; de manera visible se observa que niños y niñas presentan cuadros de salud como conjuntivitis, golpes de calor, deshidratación, diarrea, tos, fiebre y cada vez son más frecuentes los signos de agotamiento en la población adulta.

Como efecto del hostigamiento y la tensión de las que han sido sujetas en la última semana, se constata el estado de alerta y de desconfianza, por ejemplo, ante la posibilidad de descansar en un recinto amplio pero cerrado, las personas decidieron dormir en otros espacios ante el temor de ser cercadas y detenidas.

Una vez más la población ha dado grandes muestras de solidaridad, a pesar de los crecientes discursos de criminalización y xenofobia.

Parte de la emergencia se mueve con el éxodo y paralelamente en el Puente Guatemala-México y en Tapachula persisten las situaciones de riesgo en el incumplimiento de garantías de protección a la vida e integridad de las personas que están entrando al país o  que son detenidas por su situación migratoria, así como el riesgo de que sufran daños irreparables, incluyendo graves violaciones a derechos humanos.

Hoy atestiguamos lo que ayer advertimos; un joven de 22 años cayó de un vehículo en movimiento y perdió la vida buscando salvarla. Retomamos lo dicho en la rueda de prensa “sabemos que México es un cementerio, por eso estamos viajando juntos”.

AMPLIACIÓN DE INFORMACIÓN/ DIA 23 DE OCTUBRE

Después del retiro de las brigadas de observación, en el transcurso de la noche hemos ido corroborando otros datos para ampliar información. En Tecun Umán, ciudad fronteriza de Guatemala, el Ministerio de Salud, organizaciones y la población está proveyendo de agua, alimentos y servicios médicos a las personas que han estado esperando en el puente y que en el transcurso de las horas han disminuido a un par de decenas.

Firman. Iniciativas para el Desarrollo Humano, Una Mano Amiga en la Lucha Contra el SIDA, AC, American Friends Service Committee oficina Latinoamérica y el Caribe, Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes AC, Otros Mundos Chiapas, Médicos del Mundo Suiza, Médicos del Mundo Francia y España y Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova AC.

ACTUALIZACION SOBRE DENUNCIA DE HECHOS DURANTE EL ÉXODO MIGRANTE EN LA FRONTERA SUR DE MÉXICO

Tapachula, Chiapas a 21 de Octubre de 2018
ACTUALIZACION SOBRE DENUNCIA DE HECHOS DURANTE EL ÉXODO MIGRANTE EN LA FRONTERA SUR DE MÉXICO.

Las organizaciones que estamos trabajando en frontera sur, queremos señalar que lo que está ocurriendo en este momento y de lo cual somos testigos, no tiene precedente alguno. Si bien el paso de personas migrantes es un hecho que viene ocurriendo desde hace muchos años, lo cierto es que, desde los años 80, no habíamos tenido noticia de un evento de esta magnitud en el cual miles de personas están buscando, de manera desesperada, ingresar a México con la finalidad de buscar protección. La diferencia sustancial entre lo ocurrido con las personas refugiadas guatemaltecas en la frontera con Campeche y esto que ocurre hoy en Tapachula, radica en que hasta el momento ningún país centroamericano se encuentra en “conflicto armado”. Reiteramos que el origen de la Caravana responde a un contexto de violencia y pobreza generalizada en donde las condiciones mínimas de vida digna y respeto a los derechos humanos no han sido garantizadas, lo que obliga a miles de personas a desplazamientos forzados, como los que estamos presenciando.

Desde el día que nos enteramos de éste éxodo, nos encontramos monitoreando las acciones implementadas por el Estado mexicano para responder a la emergencia humanitaria derivada de la migración forzada a la que se han visto obligadas cientos de persona hondureñas y de otros países de la región. Hemos observado y documentado diversas violaciones a derechos humanos, cometidas por parte de autoridades mexicanas en contra de las personas que han estado arribando a México con necesidad de protección internacional.

Personal del Instituto Nacional de Migración (INM) y de policías federal, estatal y municipal, contrario a la información oficial que ha circulado, han obstaculizado el acceso a territorio mexicano bajo diversos medios y gestionando únicamente el ingreso bajo la condición de someterse a una detención migratoria.

Por otra parte, no existe coordinación de los distintos órdenes de gobierno a través de diferentes autoridades de acuerdo a sus funciones para dar una respuesta integral y regional a la situación; sino que observamos por parte de las autoridades mexicanas la reacción de confrontación contra las personas.

Hoy al momento en que las personas se movilizaron de Ciudad Hidalgo a Tapachula, en el Puente de Guatemala- México, se mantuvieron otros cientos de personas, esperando a que les dejen entrar desde el pasado 19 de Octubre, sin asistencia humanitaria, a la intemperie, sin acceso a las condiciones mínimas de subsistencia, con la incertidumbre del tiempo que tendrán que esperar para la atención de las autoridades, ante la reducción de la respuesta por parte de INM y sin otras alternativas de recepción en Ciudad Hidalgo por el cierre del Albergue Temporal.
Durante el avance de este éxodo, la respuesta del Estado sigue siendo de un enfoque militarista al mando de la Policía Federal, que durante el recorrido hasta Tapachula, de manera sistemática y permanente, ha tenido el objetivo de bloquear el paso e incluso en varios momentos la clara amenaza de reprimir a las personas, intimidando con el sobrevuelo a baja altura de un helicóptero de la Policía Federal; causando confusión y terror entre las personas.

Esta respuesta tiene graves afectaciones en las personas, que también sufren el impacto provocado por las condiciones en la que realizan el recorrido sin ninguna asistencia humanitaria y atención a la salud. El cansancio, la debilidad y las condiciones climáticas extremas van rezagando grupos de mayor vulnerabilidad, como niñas, niños y adolescentes, mujeres embarazadas, personas de edad avanzada, personas que sufren alguna discapacidad o enfermedad.

Dentro de este contexto de inseguridad e incertidumbre se encuentran niños, niñas y adolescentes migrantes tanto acompañados como no acompañados. Hasta el momento no hay cifras que nos permitan determinar el número, pero constituyen en sí mismo un grupo de población particularmente vulnerable y con necesidades especiales de detección, atención y protección. Hasta el momento las autoridades federales no han emitido las medidas de protección a las que está obligado.

En contraste, a lo largo de todo el monitoreo observamos grandes muestras de solidaridad de la población, quienes acompañaron en diversas formas aportando y compartiendo lo que tenían a mano: agua, comida, carriolas, ropa, mochilas, bañando a bebés ante el extremo calor y con palabras de aliento.

Por su parte los albergues de la sociedad civil en Tapachula están rebasados, contando solo con recursos propios que son insuficientes para atender a las personas que acuden a ellos. Mientras la asistencia humanitaria gubernamental se está condicionando a la detención migratoria.

Por lo anterior, exigimos que el Estado mexicano brinde una respuesta apegada a los estándares internacionales en derechos humanos, derecho humanitario y derecho de asilo y refugio, siendo inaceptable que se condicione el respeto a los derechos en función de su situación migratoria.

Responsabilizamos al Estado mexicano:
1) Por el incumplimiento de garantías de protección a la vida e integridad de las personas que están entrando al país y el riesgo de que sufran daños irreparables, incluyendo graves violaciones a derechos humanos; 2) Por las detenciones arbitrarias que están sufriendo las personas en la Estación Migratoria Siglo XXI, así como en la extensión de la misma instalada en la Feria Mesoamericana de Tapachula. 3) Por la denegación de acceso al procedimiento de reconocimiento de refugio, el rechazo en frontera y las deportaciones masivas; 4) De acuerdo a los hechos constatados, por los tratos crueles, inhumanos y degradantes cometidos, corriendo el riesgo de que las personas sean víctimas de alguna forma de tortura; 5) Por la inobservancia del interés superior de la niñez, dado el sinnúmero de niñas, niños y adolescentes acompañados y no acompañados que son ignorados y tratados igual que los adultos.
Hacemos un llamado a generar una respuesta inmediata y coordinada desde instancias internacionales para asistir integral y regionalmente a las personas ante la situación actual y los distintos escenarios posibles.

Firman: Iniciativas para el Desarrollo Humano, Una Mano Amiga en la Lucha Contra el SIDA, AC, American Friends Service Committee oficina Latinoamérica y el Caribe, Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes AC, Médicos del Mundo Suiza, Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova AC. y Otros Mundos Chiapas.

Con el acompañamiento de SweFOR México.

ACCIÓN URGENTE ANTE LOS HECHOS OCURRIDOS EL 19 DE OCTUBRE EN EL RÍO SUCHIATE, FRONTERA SUR DE MÉXICO.

  • Más allá del discurso de una migración segura, regular y ordenada, exigimos que se garanticen y respeten los derechos humanos de las personas víctimas de desplazamiento forzado.

Actores sociales de defensa de las personas migrantes y refugiadas en Tapachula estuvimos hoy en Ciudad Hidalgo para monitorear las acciones que el Estado está implementado para la llegada del éxodo de migrantes iniciado en Honduras, a la que se han unido también personas de El Salvador y Guatemala.

Alrededor de la una de la tarde personas migrantes, concentradas paulatinamente en la ciudad fronteriza de Tecun Umán, Guatemala, de manera masiva, llegaron al puerto fronterizo con México, ubicado en el Río Suchiate, para intentar cruzar la frontera a través del puente. Al llegar a la valla mexicana, la policía federal repele su entrada generando una confrontación en donde las personas que iban al frente fueron lesionadas por los propios elementos policiacos. Ante la situación, cuerpos antimotines lanzaron gas lacrimógeno contra las personas, principalmente mujeres, niñas y niños, como una acción de control desproporcionada, que les obliga a replegarse hasta dejarlos obstruidos detrás de la valla de contención en el propio puente para evitar su paso.

Desde antes del intento del cruce uno de los helicópteros de la policía federal sobrevolaba la zona, y en los momentos más tensos lo hacía lo más bajo posible sobre las personas, al mismo tiempo que encendían las sirenas de todas las patrullas apostadas en el puerto fronterizo, causando confusión y terror entre las personas.

La política del Estado mexicano ha sido el día de hoy orquestada desde un enfoque militarista y de seguridad nacional, que ha puesto en grave riesgo a las personas migrantes, generando un contexto de violencia física e institucional dejando tras de sí una serie de violaciones a derechos humanos. En el puente han quedado varadas durante horas un número indeterminado de personas, sin ningún tipo de asistencia humanitaria (agua, alimentación, resguardo, sanitarios, ni de atención a su salud). Durante horas han estado de pie, sin poder moverse ni posibilidad de sentarse, sin poder avanzar ni retroceder, generando un agotamiento que afecta principalmente a las niñas y niños, quienes para salvarles fueron colocados en hombros o en los costados del puente en total inseguridad. Cabe señalar que las balsas que generalmente se encuentran en el río habían sido retiradas, para dejarles sin alternativas de tránsito. Finalmente algunas personas decidieron lanzarse del puente hacia el rio para poder salir.

A las personas que les permitieron entrar de lado mexicano se les indicó que serían trasladadas a un albergue en Tapachula. Sin embargo, durante horas no se supo de su paradero y fue tiempo después que se constató que han sido puestos bajo detención migratoria. Por el contrario, los albergues que habían sido anunciados como tal por el gobierno estatal no habían sido habilitados y no contaban con las condiciones mínimas para recibir ni siquiera a los primeros grupos trasladados.

Desde las organizaciones firmantes, asentadas en la zona, afirmamos y condenamos estos actos de represión y de violencia contra las personas migrantes, al mismo tiempo que expresamos nuestro rechazo a los discursos de criminalización y xenofobia alentados desde distintos niveles de gobierno. Finalmente, advertimos que el actuar del día de hoy por parte del gobierno federal deja  a las miles de personas asentadas en la frontera al borde de una situación de emergencia, que de continuar provocarán una tragedia humana.

Instamos por lo tanto a una reconducción inmediata de la estrategia implementada hasta ahora, para la instalación de una mesa interinstitucional y abierta con actores civiles, a fin de proveer de emergencia una atención integral y humana para las personas desplazadas de manera forzada que llegan a la frontera sur de México, así como garantizar el acceso real y efectivo a las vías de protección internacional, y de los derechos humanos en territorio nacional.

FIRMAN:

Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, A.C., Iniciativas para el Desarrollo Humano IDH, Médicos del Mundo Francia y España, Servicio Jesuita a Refugiados y el Servicio Jesuita a Migrantes, Una Mano Amiga en la Lucha Contra el SIDA, AC, Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, AC.